¿Qué son los corales?

El coral es un organismo marino formado por la acción de un alga y un pólipo fijado en el fondo del mar. Los corales se desarrollan principalmente en aguas claras y poco profundas (aunque se pueden encontrar hasta a 90 metros de profundidad) y con temperaturas mínimas cercanas a los 18ºC.

El coral se alimenta de plancton (minúsculos organismos marinos), pero su principal fuente de energía es la fotosíntesis realizada por las zooxantelas, algas que viven en simbiosis dentro de las células del animal. Son ellas también las responsables del llamativo color que poseen los corales. Muchos han descrito los corales como jardines sumergidos de bellos colores.El pólipo absorbe los minerales y, poco a poco, va secretando carbonato de calcio (CaCO3). La acumulación de este mineral da origen a exoesqueletos calcáreos que forman, capa a capa la estructura del arrecife.

En la primera etapa, los pólipos de coral se reproducen asexualmente, se van multiplicando por brote, en un proceso que puede llevar algunos años.

Los arrecifes de corales se encuentran entre los ecosistemas mas productivos y se destacan por su amplia diversidad, comparable sólo a los bosques tropicales. Por su consistencia sólida sirven de protección de las marejadas y oleajes fuertes y también son el ámbito de una gran diversidad biológica. Son fuente de aumento de organismos superiores y lugar de pesca comercial y deportiva. Lamentablemente, estos ecosistemas son muy sensibles a factores externos y, por la acción predadora del hombre, están entre los más amenazados del planeta.

La unidad básica del coral es el pólipo. Un pólipo es un animal muy pequeño parecido a una anémona con tentáculos que se disponen alrededor de un disco oral o boca. Cada pólipo, mide unos pocos milímetros de diámetro. La aparente consistencia rocosa o de piedra que presentan los corales se debe a la presencia de un esqueleto denominado coralite -formado de carbonato de calcio- que cubre toda la estructura del pólipo, con excepción de los extremos, donde se encuentran la boca y los tentáculos que les sirven para alimentarse o protegerse de posibles depredadores.

Existen diferentes tipos de corales:

Los corales blandos o ahermatípicos y los corales duros, mejor conocidos como pétreos o hermatípicos. En el Caribe se han descrito 60 especies de corales pétreos.

Tienen varias formas y tamaños, moldeados por el ADN de cada especie de coral y por el hidrodinamismo, aunque el formato puede variar si la colonia está fija en las aguas calmas o en las agitadas. Entre los tipos más comunes están los macizos, los taminares y los ramificados, que crecen hasta diez centímetros por año.

¿Cómo están formados?

Tubastraea coccinea (pólipos extendidos), Parque Nacional Mochima, Venezuela

Los corales secretan su propio esqueleto. A diferencia del ser humano y los animales, los corales no tienen el esqueleto en el interior cuerpo. En realidad, estos animales secretan su esqueleto y se apoyan en él. Los pólipos producen un cáliz protector o esqueleto de carbonato de calcio, una sustancia química que el animal absorbe del agua de mar.

A diferencia de nuestro esqueleto interno, que está formado por células vivas, el esqueleto de los corales está formado por depósitos rocosos sin vida, que se encuentran fuera del cuerpo del pólipo.Los pólipos de coral son invertebrados, es decir, animales sin esqueleto interno ni columna vertebral.

Cuando cientos de colonias de pólipos crecen una al lado de la otra se forma un arrecife. Los arrecifes de coral están formados por muchas especies diferentes de corales duros. Algunas formas son ramificadas, como Acropora palmata (cuerno de alce), Porites porites (coral de dedo) y otras tienen formas masivas, como, Montastrea anularis y Diploria labirynthiformes (coral cerebro).

¿Cómo se alimentan los corales?

En los tejidos de los corales formadores de arrecifes, viven algas simbiontes, mejor conocidas como las zooxantelas. Las zooxantelas son algas fotosintéticas que necesitan luz solar. Su concentración puede ser de hasta 1 millón de células por centímetro cuadrado. Por este motivo se encuentran de 25-70m de profundidad en aguas claras. A mayor profundidad menor es la capacidad fotosintética de la zooxantela. En esta simbiosis mutualista tanto el coral como la zooxantela se benefician.

El coral le provee a la zooxantela un ambiente seguro y nutrientes tales como dióxido de carbono, fósforo y nitrógeno, componentes de desecho de la respiración celular del coral. A cambio sus hospedadores reciben productos fotosintéticos como oxígeno y moléculas orgánicas provenientes de la fijación de dióxido de carbono y aumentan su capacidad para depositar carbonato de calcio. A su vez los corales utilizan sus tentáculos con nematocistos para atrapar el plancton que está asociado a los arrecifes.

Los pólipos del coral se protegen durante el día con el exoesqueleto pero emergen de noche. Entonces se alimentan de plancton, organismos microscópicos que abundan en el agua, con la ayuda de los tentáculos. Aunque esto representa solo parte de su dieta. Los tentáculos poseen nematocistos, células urticantes que los ayudan a atrapar su presa. Aún así la contribución energética total de la zooxantela es mucho mayor que la obtenida del plancton.

¿Cómo adquieren ese colorido tan brillante?

Ciertas algas que viven debajo de la piel transparente de los corales llamadas zooxantelas, son las responsables del color de los corales. En realidad, los colores que admiramos son de las algas y no del coral. Las algas producen alimento para el coral utilizando la energía del sol y se alimentan de los desechos del coral. El coral, por su parte, les da a las pequeñas algas el oxígeno que necesitan y un lugar seguro para vivir.

¿Cómo se reproducen los corales?

En las colonias adultas a reproducción varia según la especie. Los pólipos del coral se pueden reproducir asexual y sexualmente.

Se reproducen asexualmente por gemación, produciendo nuevos pólipos lo que permite el crecimiento de la colonia.

En la reproducción sexual la mayoría de los corales liberan los gametos (óvulos y espermatozoides) al agua, donde ocurre la fecundación. La larva de coral resultante es atraída por la luz y durante unos días nada en la superficie del agua; luego, desciende al fondo del mar para formar nuevos pólipos.

En otros casos el óvulo se mantiene dentro de la cavidad gratrovascular donde son fertilizados por el espermatozoide. Varios días después de la fecundación, se formar una larva conocida como la plánula. Esta se dispersa con las corrientes, para luego fijarse en el suelo marino.

En muchos casos la reproducción sexual es sincronizada y miles de corales desovan a la vez. En El Gran Barrera de Arrecifes de Australia mas de 100 especies, de las 340 especies descritas desovan anualmente, pocos días después de la luna llena de primavera. Un episodio similar se ha documentado en el Golfo de México ocho días después de la luna llena de agosto. Estas reproducciones masivas parecen estar inducidas por la alza en temperatura y noches de oscuridad.

Si te gustó compártelo...

Publicado por:Santos Guerra

Me gusta disfrutar de las actividades al air libre, priNcipalmente aquellas que me permitan conectar con la vida silvestre aprendiendo cada vez más de la madre naturaleza. Soy Diseñador Gráfico de Profesión y Ambientalista por vocación. Participo en actividades de conservación de Fauna, Limpieza de Playas y Reforestación.